Trabajo Social

Seis verdades sobre el Trabajo Social que tienes que grabarte a fuego

El 17 de Marzo de este año 2015 es el DÍA MUNDIAL DEL TRABAJO SOCIAL. He querido hacer en esta ocasión una entrada participativa. Podréis ver conforme vayáis avanzando una serie de frases relacionadas con el Trabajo Social, IMPORTANTÍSIMAS!!!!! Vuestra participación consiste en mandar a la red social Twitter estas frases, no tienen por qué ser todas, sino aquellas que os parezcan mejor. Colocandoos encima de la frase lo podéis mandar a Twitter. Vamos allá 🙂

Seis verdades sobre el Trabajo Social que tienes que grabarte a fuego

El Trabajo Social es una ciencia viva

Se tiende a asimilar las ciencias con aquellas disciplinas que llevan un trasfondo matemático detrás. Con aquellas cosas que odiábamos en el instituto, con esos problemas difíciles y retorcidos. “Qué difícil, vaya rollo”. Pues no. Una ciencia es aquella disciplina en la que se aplica el método científico, el cuál no tiene nada que ver con las matemáticas. El Trabajo Social es una ciencia social. Cuando se hacen estudios e investigaciones en Trabajo Social se aplica el método científico exactamente igual que cuando se hacen en Física o Medicina. Tomo esta frase de la entrevista que realicé a una trabajadora social y que fue ella quien me dijo, con su permiso, por supuesto.

El Trabajo Social es la profesión del cambio social

Siempre ha habido personas dispuestas a ayudar. Hasta que llegó un momento en el que una serie de personas, pioneras del Trabajo Social, decidieron hacer de esa ayuda una profesión. En Trabajo Social, las intervenciones son profesionales, no solo cuestión de buena voluntad. Para algo estudiamos y nuestros estudios incluyen prácticas obligatorias. Además del hacer profesional, el trabajador social debe estar atento a su entorno. No debe ser un profesional solo de despacho, sino de denuncia. Esto lo veo muy claro en mi ciudad, en el Espacio de Promoción y Defensa de los Derechos Sociales. Este espacio lo organizaron algunos trabajadores sociales. Se reúnen un día a la semana y además de explicarse las actuaciones del espacio, cualquier persona con un problema puede ir allí y ellos te atienden en la medida de lo posible. Podrán hacer algo o no, según las leyes, pero no van a pasar de ti, eso está garantizado. Además, se protesta públicamente contra la vulneración de los Derechos Sociales.

El cambio social como tal es mucho más complejo. Muchos cambios sociales han llevado consigo una revolución, con la consiguiente pérdida de la paz. Pero bueno, no solo los trabajadores sociales, sino todos, hemos de ser conscientes de que estamos en una sociedad excluyente y que hay mucho por avanzar y cambiar.

El Trabajo Social no es solo para los pobres

Esto es algo que parece que no queda muy claro. ¿Quién va a los Servicios Sociales Públicos, a Cáritas y demás organizaciones a pedir ayuda? Los que menos tienen, ¿no? Bien, pues esto denota el desconocimiento de lo que ofrecen los servicios sociales. Hay servicios sociales para niños, jóvenes, familias, ancianos, no solo están para la gente vulnerable y excluida. Por poner un ejemplo concreto, hay personas mayores que tienen la teleasistencia y un auxiliar de ayuda a domicilio. Estos recursos se gestionan desde los Servicios Sociales Públicos, y las personas que los reciben no son gente que está tirada en la calle. Son personas que tienen su domicilio, su pensión, se alimentan bien y llevan una vida normal. Lo mismo podemos decir de las personas en situación de dependencia y como estos ejemplos muchos más.

Seis verdades sobre el Trabajo Social que tienes que grabarte a fuego

No hay que confundir caridad con Trabajo Social

Veo a un mendigo en la calle y le doy una moneda. Voy a empezar a comer un bocadillo, entonces una persona necesitada me ve, me pide que se lo dé, y yo lo hago. Viene un vecino en paro a mi puerta y le doy un paquete de arroz. ¿Estoy así solucionando algo? No, lo único que estoy haciendo es poner un parche temporal. Es un “te ayudo ahora pero luego me doy la vuelta y ya no sé más de ti”. No importa por qué esa persona ha llegado a estar como está. No importa qué se tiene que hacer para solucionar su problema. En Trabajo Social es precisamente la situación de la persona lo que importa para poder ayudarla de manera eficaz. Por eso hay que ir a la raíz, que es mucho más de lo que se ve. La intervención profesional consiste en llegar a la estructura del iceberg que está sumergido. Con un acto caritativo, sin embargo, lo único que importa es la punta visible del iceberg

El Trabajo Social EMPODERA a las personas

Al ser una profesión para y por las personas, el Trabajo Social se basa en que todos somos válidos y tenemos mucho que ofrecer. Eso es lo que el profesional tiene que ayudar a buscar. Lo bueno que tienes, tus puntos fuertes, tus potencialidades. Así, el trabajador social puede informarte de recursos que no tiene por qué gestionarte, sino que a partir de la información, tú lo puedes hacer. El empoderamiento ya se trató en este artículo, con lo que no voy a extenderme más.

El Trabajo Social es EMPLEO

En estos tiempos en los que conseguir empleo es casi imposible, las profesiones relacionadas con todo lo no lucrativo llevan las de perder. Más digo, lo que lleva las de perder es aquello que tiene relación con las personas. No es que las personas no importen, importan, sí, importan pero solo las que se adaptan a la perfección a este modelo de sociedad competitivo. Si, por la razón que sea, no eres una persona competitiva, acabas fuera de este mecanismo. Acabar fuera del mecanismo significa que puedes verte sin un duro y en la calle.

El Trabajo Social es una de las pocas profesiones que se vuelcan en los que se han quedado fuera. Pero a muchos (a los de arriba y no tan arriba) eso no les interesa. Interesa lo que da dinero, como pueden ser las finanzas y la tecnología. Profesiones muy respetables, como todas las profesiones. Pero trabajar por las personas no sale rentable. No da beneficios económicos. Es por esto que en los momentos de “crisis económica” las profesiones que se vuelcan en las personas están saliendo muy mal paradas. El caso de los trabajadores sociales es sangrante. Personal laboral de la Administración Pública ha terminado en la calle después de muchos años de trabajo. Hay asociaciones que han tenido que cerrar sus puertas o reducir su plantilla, lo cual ha afectado mucho a los trabajadores sociales. Hemos llegado a un extremo en el que muchas cosas relacionadas con lo social han pasado a ser trabajo gratis. Implicarse con los usuarios, mostrarles sus potencialidades, hacerles un seguimiento, conectarles con recursos, y un largo etcétera, ¿de verdad alguien piensa que eso no es trabajo y que no merece un salario?

Dejo aquí el vídeo que se hizo el año pasado para el día mundial del Trabajo Social. Está hecho con fotos. Si os animáis a verlo, yo también envié mi foto.

Para terminar, os recuerdo que el día 21 de Marzo es el día de la eliminación de la discriminación racial y el 22 de marzo es el día mundial del agua. El 19 de Marzo se celebra el día del padre, y voy a dedicar unas palabras a mi padre, aunque sé que no me lee entre otras cosas porque no quiere ponerse internet. “Gracias papá, porque estuviste muy puteado en algunos momentos y no te dejaste machacar”.

Por mi parte es el final. En los comentarios, os animo a (si queréis) proponer frases cortas (140 caracteres) para poder tuitear. Yo tuitearé las frases que pongáis.

Y os recuerdo como siempre, que podéis participar más activamente en este blog, y si queréis os puedo entrevistar.

¡FELIZ DÍA MUNDIAL DEL TRABAJO SOCIAL!

Anuncios

31 comentarios sobre “Seis verdades sobre el Trabajo Social que tienes que grabarte a fuego

  1. Si el Trabajo Social EMPODERA a la personas, ¿no tendría que estar menos vinculado a la Administración? ¿A quién no le gustaría tener en su proyecto a un trabajador/a social?

    Y ya que pides tuits, se me ocurre este: Incluye el Trabajo Social en tus proyectos.

    1. Bueno #Jerby, tampoco tiene que estar reñido el empoderar con la Administración. Pienso que depende más bien del trabajador social que te toque, porque tal y como lo veo, es una de sus funciones sí o sí. El tema también es que en esto de los servicios sociales está todo muy legislado y en cada país es distinto. No es como en educación que podríamos decir que en todas partes hay escuelas primarias, secundarias y universidades. Pero en servicios sociales todo es mucho más específico. También pienso que el Trabajo Social en general podría ser muy útil fuera de la Administración, pero lo “gracioso” del tema es que hay quien no ve el Trabajo Social si no es con dinero público. Hay que estar con el más desfavorecido, pero aun así, podríamos hacer más de lo que nos dejan.
      ¿A quien no le gustaría tener un trabajador social en su proyecto? Pues pienso que a aquel que piensa que no le puede aportar nada. En las empresas, un trabajador social podría hacer de mediador, podría mirar por el bienestar de la plantilla, políticas de igualdad, RSC, conciliación, etc.. ¿Y a cuántas empresas interesa esto?
      He mandado tu frase a Twitter.
      Gracias por comentar 🙂

  2. El trabajo social es una disciplina que se ocupa de los problemas sociales que se presentan como obstáculos de la vida cotidiana, accionando mediantes técnicas y método, para alcanzar a satisfacer las necesidades de la familia grupo y comunidad articulando con otras instituciones con el fin de obtener justicia social respetando los derechos humanos.

  3. Buena reflexión. Yo solo discrepo con dos cuestiones, jejejeje, para variar 🙂

    – Creo que hacer un mal uso de la palabra “caridad”, la caridad es la entrega a los demás como consecuencia del Amor a Dios, es decir es una entrega altruista de tú a tú más allá de lo meramente económico. Se hace entre personas que se reconocen iguales. La palabra correcta a lo que quieres expresar seria limosna, que viene a ser la solidaridad mal entendido y que es ejercida desde los de arriba hacia los de abajo, para denostar su poder y sentirse un poco menos mal ante las desigualdades que ellos mismos promueven.

    – Creo que no se puede demonizar la Acción Social voluntaria. Es una elección personal de cada individuo. No es ni buena, ni mala. Depende del objetivo final. El altruismo es lo que realmente hace que la sociedad cambie. Al final el trabajo remunerado en este sector y en esta profesión se convierte en un parche que no lleva ni al empoderamiento de al ciudadania, ni al cambio social.

    No es que el trabajo social sea solo para los pobres, es que son los pobres los que necesitan el apoyo de un trabajador social. Los ricos no, porque pueden acceder a todos los servicios y a todas las compensaciones para mejorar su calidad de vida.

    1. ¿Sólo los pobres necesitan el apoyo de un trabajador social y los ricos no? Estoy en total desacuerdo con su postura. Para empezar, ¿A qué tipo de pobreza o riqueza se refiere? Puede haber pobreza material, mental, espiritual, lo mismo que riqueza. Si su comentario se refiere a la pobreza o riqueza materiales o de medios económicos, ¿significa que el que una persona tenga dinero que no sea necesaria la colaboración de un trabajador social? ¿No está acaso discriminando a ese grupo que usted llama “los ricos”? Que yo sepa, los personas adineradas sufren de los mismos males que el resto de la gente: En ellos se presenta maltrato familiar, suicidios, drogadicción, alcoholismo, ludopatía, abuso infantil, matoneo escolar, desempleo… ¿Qué el trabajador social no tiene nada en qué ayudar a este grupo sencillamente porque tienen dinero? Es como si de entrada el trabajador social se auto excluyera de un campo de trabajo simplemente porque las personas a servir no son pobres. Muchas veces he podido constatar que lo que una persona aquejada por diversas problemáticas (sin importar clase social) lo que más necesita es alguien que le escuche y le ayude a poner su problema en perspectiva y le ayude a empoderarse para buscar la mejor forma de resolverlo. Tenemos la idea de que los ricos tienen menos problemas porque tienen dinero y pueden acceder “a todos los servicios y a todas las compensaciones” cuando resulta que los principales problemas que los aquejan no se resuelven con dinero. Y es aquí cuando la labor del trabajador social reviste más importancia, pues su consigna es ayudar a las personas que experimentan problemáticas sociales, las cuales son comunes a ricos y pobres. Vaya a un edificio o propiedad horizontal y mire lo difícil que es la convivencia entre personas adineradas. ¿Qué ahí no hay campo de trabajo para un trabajador social? Creo que un gran problema que tiene esta profesión es que se ha limitado a pensar que su único campo de acción son únicamente las personas con carencias económicas. Y aunque este grupo sea su principal referente, cada vez se demuestra que el sistema económico en que vivimos afecta no solo a este grupo, sino a los mismos “ricos” quienes también enfrentan una serie de tribulaciones propias de su clase. Hay quien piensa que el dinero lo resuelve todo y que los ricos no tienen problemas. Le invito a que investigue un poco y se dará cuenta que muchos “ricos” llevan vidas más miserables que muchos “pobres”. Y para ellos también el trabajo social está en deber de colaborarles. Porque el que tengan dinero, no les quita que sigan siendo seres humanos vulnerables.

      1. La pobreza es un termino sociológico, y es siempre comparativo en función de los recursos económicos. Para que haya ricos, tiene que haber pobres, y para que haya pobres, tiene que hacer ricos. Para ser pobre hay que tener una capacidad de ingresos menor de un umbral que se establece siguiendo un criterio poco claro y que varia en función del país, la realidad cultural y el entorno de cada persona.

        Todos somos personas y tenemos las mismas necesidades. En eso estoy de acuerdo. Todos somos personas y aspiramos a lo mismo, nos preocupa lo mismo y nos cuesta lo mismo relacionarnos. Lo que nos diferencia es que vivimos en una sociedad cimentada sobre las desigualdades. Entre un rico y un pobre hay una diferencia clara y es que no puede acceder a las mismas oportunidades para desarrollar la vida en condiciones de igualdad. No dispone de los mismos recursos de partida. Cuantas hijos de un mecánico llegan a ser notarios, y cuantos hijos de un notario heredan la notaria de su padre. Esa es la cuestión de fondo.

        La diferencia entre un rico y un pobre es que al pobre le preocupa el ahora, el que va a comer hoy, el que va ha hacer para sobrevivir, es una cuestión de supervivencia. Al rico le preocupa un vacío existencial, que no se llena con el dinero que tiene, ya que es algo profundo. No necesita un Trabajador Social que le ayude mediante un proceso de intervención social, necesita un amigo, un psicólogo, alguien que le acompañe y le ayude a descubrir su verdadero yo y el camino de la felicidad. Algo que tambien me fascina, pero que no es Trabajo Social, es otra cosa.

        Yo en mi día a día no tengo en cuenta los ingresos que tiene una persona, sino su situación, lo que necesita y como puedo ayudarle. Pero si vamos a la definición del Trabajo Social, y no es la mía, es la de la FITS: “El trabajo social es una profesión basada en la práctica y una disciplina académica que promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social, y el fortalecimiento y la liberación de las personas. Los principios de la justicia social, los derechos humanos, la responsabilidad colectiva y el respeto a la diversidad son fundamentales para el trabajo social. Respaldada por las teorías del trabajo social, las ciencias sociales, las humanidades y los conocimientos indígenas, el trabajo social involucra a las personas y las estructuras para hacer frente a desafíos de la vida y aumentar el bienestar”. La justicia social se basa en esa igualdad de oportunidades que nombraba antes, por lo cual se dirige a las personas en situación de exclusión social. Haciendo una analogía con otra ciencia social que tambien se dirige a la intervención con personas, la medicina, un medico cura a personas que tienen un problema de salud, pero no ignora a las sanas, con ellas hace prevención.

      2. Diego, con esto que comentas tengo la impresión de que estás cuestionando bastante lo que es el ejercicio práctico de los trabajadores sociales, tanto en servicios sociales públicos como en entidades sin ánimo de lucro. Te lo digo porque parece que para ti el trabajo social fuera del ámbito de la desigualdad, la exclusión y la pobreza no tiene sentido, y sin embargo, tanto en servicios sociales públicos como en entidades sin ánimo de lucro, no solo son esas personas a las que se está recibiendo. Desgraciadamente no puedo opinar por experiencia propia, pero sí he escuchado mucho a Virginia Tovar, que trabaja en lo público especializada en dependencia, y nunca la he oido decir que la gente a la que ella ve sea excluida ni necesitada. Incluso cuando salió en el programa Salvados, un matrimonio al que ella visitaba dijo lo que ganaban al mes y de pobres nanay. Lo que pasa es que cuando hay una situación de dependencia se necesitan cosas que valen mucho dinero. También conozco situaciones de maltrato de género e infantil por parte de gente con dinero. No cantemos victoria… Imagina que es uno de los padres el que maltrata y trabaja, una vez se rompe la familia, él o ella se va con su dinero y los demás se quedan a dos velas. O mismamente el desempleo, cuantos autónomos se han visto en la calle sin ayudas desde el minuto 1. Pero bueno, yo me rijo por lo que voy viendo. Los trabajadores sociales en ejercicio podrán argumentarlo todo mucho mejor.

    2. Hola Diego,

      los ejemplos que he puesto son limosna, sí. La definición de caridad que tú dices veo que es más bien la que nos dicen en la iglesia, pero ¿crees que es esto lo que se nos ha transmitido en los textos que hemos estudiado? Lo digo porque no recuerdo haber leído una definición como la que comentas, pero igual es simplemente eso, que no me acuerdo, o puede ser que igual no definían nada porque parece que se da por sabido. Y si se trata de sentirme mejor por dar limosna, al menos no es mi caso, me siento igual o peor.

      No estoy demonzando la acción social voluntaria, que cada uno haga lo que quiera. Lo que siempre he querido transmitir es que el trabajo social es una profesión que merece ser remunerada como muchas otras, porque se necesita formación, porque no es algo que cualquiera pueda hacer. Y además, con esto de la crisis, se está tomando mucho el pelo a los trabajadores sociales. Ejemplo real: Me llama una mujer por teléfono, diciendo que quería contratar a una psicóloga y a una trabajadora social. Voy y resulta que era para una acción voluntaria. Además aquella persona tenía una lista con más nombres, entre los cuales aparecían algunas trabajadoras sociales con varios años de experiencia. Si para mí fue una tomadura de pelo, imagina para las que ya han tenido experiencia remunerada. Casos como este no son aislados, en Facebook he leído más, y yo misma he detectado más ofertas de empleo fraudulentas. Por favor. Que parece que porque somos de lo social tengamos que vivir del aire. Aunque el mundo laboral en España esté fatal, en otras profesiones nunca he visto que se anuncie una oferta que la definan como de trabajo y luego resulta que no lo es.

      Los que están moviendo en Zaragoza todo lo del IAI son trabajadores sociales que están ganándose la vida con su profesión. Para hacer cosas orientadas al cambio pienso que tienes que moverte más allá del despacho. Pero estar en ese despacho te hace ver una realidad que el profesional que no puede ejercer quizá no percibe. A mí me parece que si los trabajadores sociales tuvieran empleos relacionados con la acción social tendrían más conocimiento de todo y puede ser que eso les llevase a comprometerse más. Pero como muchos han tenido que coger los trabajos que buenamente han podido se han desilusionado con la profesión. Esto es ya opinión personal, pero lo comento desde la experiencia de haber estudiado cosas que no me han dado oportunidades. Si ahora esa gente, como colectivo profesional, me piden ayuda, pues sinceramente, no me llama hacer nada por ellos. Quedaré mal pero al menos soy sincera, que aquí ayuda menos gente de la que dice.

      Lo del tema de pobre y ricos, lo único que digo es que los sistemas públicos que tenemos en España tienen que ser para todos, todos tenemos que tener derecho a ellos y si no es que están mal hechos. Pero es que si yo tengo una buena pensión ¿no tengo derecho a una residencia pública si quiero solicitarla? En el sistema educativo igual sucede, todo el que quiera plaza en un colegio público tiene derecho a tenerla. Incluso me llegaron a decir que todo el que quiera un colegio público para su hijo tiene derecho, no concertado, público. Pero bueno, esto es el caso español que tenemos recursos públicos, en otros países funcionará todo de otra manera.

      Gracias por comentar 🙂

      1. ¿Por qué el Trabajo Social, siendo unan profesión tan importante y tan fundamental tiene fama de ser mal pagada? Una de las cosas que más he cuestionado es por qué mientras un Psicólogo, un Administrador, un Economista, o un Ingeniero tienen claro que, por ser profesionales, pueden aspirar a un buen salario, en el caso del Trabajo Social no es así. Una explicación que suelen darle a uno es que el sistema económico no recompensa el trabajo con las personas y las causas sociales, sin embargo pienso que es una explicación a medias, ya que hay otro factor: y es que la misma profesión de una forma u otra ha aceptado la creencia de que los trabajadores sociales (en términos de salarios) valen menos que los demás profesionales. Y claro, con esta creencia en mente, imagínense cómo un aspirante va a negociar su salario a la hora de una entrevista. Y no, no se trata de dinero, ni de ambición económica. Se trata de la dignidad de la profesión. Si fui a la Universidad, si me preparé, si me esforcé, y si luché por lograr obtener mi título, ¿Por qué tengo que aceptar pasivamente que los otros profesionales aspiren a mejores salarios que yo? ¿Qué acaso lo que hago no es importante? Que el sistema no valore el Trabajo Social y lo remunere mal, claro que sucede, y ahí hay una lucha importante. ¿Pero que nosotros mismos pensemos eso? En la primera clase que tuve en la universidad le escuché decir al profesor: “esta carrera es muy dura porque con esto no se consigue dinero, apenas se logra sobrevivir” Y yo de inmediato me pregunté ¿Por qué dice eso? y conforme el tiempo fue pasando me di cuenta de que había cierta mentalidad conformista sobre el tema del salario (de la cual todos se quejaban pero nadie proponía, ni hacía nada). Creo que otro factor que pone al trabajador social en desventaja con respecto a las otras profesiones, es la precaria preparación que hay en cuanto a emprendimiento, es decir, el generar proyectos propios para el ejercicio de la carrera. Por lo general, de forma implícita, al trabajador social se le enseña que en el ejercicio de su profesión va a depender de otros, es decir, que su trabajo será operativo y por tanto poco tendrá que ver con el diseño de los proyectos en los cuales participe (Esto también aplica a otras profesiones de las ciencias sociales). Sin embargo otras profesiones tienen en su pensum un componente importante de emprendimiento y elaboración de proyectos donde aprenden a generar por sí mismos oportunidades de trabajo independiente. Entonces el coctél está servido para el trabajador social: sale de la universidad con una mentalidad de dependencia y con la creencia de que el salario no será bueno, en comparación con otros profesionales. En conclusión: Hay muchas razones por las cuales a los trabajadores sociales nos pagan mal. Pero desde mi punto de vista, la principal razón ha sido que nosotros mismos hemos aceptado que esto sea así porque no hemos defendido el valor de nuestra profesión y nos hemos creído esa mentira de que lo que hacemos no vale tanto como lo que hacen los demás.

      2. Bueno Juan, esto de la intervención social como profesión tiene muchas aristas.
        Es muy difícil saber cómo acertar. Si quieres ganar mucho dinero parece que quieras lucrarte, lo cuál está mal visto en esta profesión que de alguna manera está tan ligada al altruismo.
        Muchas de las cosas que nos pasan son por una parte porque la sociedad no valora el trabajo con personas, y por otra, los propios profesionales también somos responsables porque no nos hemos hecho escuchar. Ya que tenemos las cosas difíciles deberíamos estar más unidos, pero ya se sabe que aquí lo que prima es el individualismo.
        Lo que comentas del emprendimiento en España también sucede, con la carrera de Trabajo Social y con las demás. En general no se fomenta desde los centros educativos. Ahora bien, como no hay empleo, sales al mundo laboral y todo el mundo te dice que si no tienes oportunidades que te las crees tú mismo. O lo que es lo mismo, que seas emprendedor.
        En Trabajo Social hay personas emprendedoras que se han montado asociaciones, fundaciones. También hay profesionales independientes que en general se sienten bastante poco apoyados por el resto de sus colegas.
        Muchas gracias por aportar tu punto de vista.

  4. El decir que lo social no es un empleo “rentable” es cuestionar la profesión y desmeritarla, y más en un campo tan amplio; en la actualidad lo social esta tomando fuerza, pues estamos reconociendo que todo se mueve por el ejercicio de las personas, que no hay economía si las personas no la mueven, no hay política si no hay personas participando y ejecutando, entonces si pensamos que las profesiones que ayudan a las personas están mal paradas entonces continuamos creyendo que somos una profesión que apunta a la caridad y no a la transformación social.

    1. Hola Ruth,
      no querría que nadie dijera que quito mérito a la profesión porque no es cierto. Precisamente si estoy aquí es porque pienso que las personas son lo primero. Personalmente, me da igual el dinero que se pierda o gane, hay que trabajar por la inclusión de TODOS sí o sí. Y si he puesto lo de que lo social no da beneficios económicos no es porque lo piense yo, sino porque lo he escuchado hasta cansarme. No solo lo he escuchado, sino que también he visto caras de desprecio hacia los que tienen profesiones relacionadas con la ayuda al otro.
      Gracias por participar.
      Saludos 🙂

  5. Hola!

    Jamás comento aunque te leo, porque en tu blog aprendo, cuando estudié administración, la facultad vecina era la de trabajo social, y una prima menor que yo lleva ya 3 semestres en la carrera.

    A lo que voy: Mi idea, desde la ignorancia, de tu profesión, que es más una vocación, es dotar de dignidad a los que por, cualquier causa, la han perdido o se las han despojado, y lo menciono por la frase de no confundir caridad con trabajo social.

    Deseo que tu profesión no exista, ni la de crimínologo, ni la de psicologo. Pero el mundo es un asco y las personas como tu, son necesarias.

    Un saludo

    1. Hola Edmundo,

      me has dado una alegría comentando aquí, no esperaba que me leyeras. Creo que tienes una idea bastante acertada del Trabajo Social. Además tienes razón, ojalá no existiéramos.

      Muchas gracias por comentar.

      Saludos 🙂

  6. Hola carolina!

    Me estoy dando cuenta que el trabajo social no es trabajo social, sino trabajo humano. Otra cosa que acabo de aprender es que tal y como dices, la tecnología y las finanzas dan dinero y las personas no, pero en realidad es una visión equivocada de los “apoderados”, porque al fin y al cabo, las personas dan dinero. La tecnología no existirían sin las personas.
    Y esta frase tuya del post : “Acabar fuera del mecanismo significa que puedes verte sin un duro y en la calle”. Más o menos es lo que me pasó a mi. Lo “establecido” me excluyó; suerte que dije… o me reinvento o me eliminan.

    Y para terminar mi comentario, dejo esta reflexión: el trabajo social es el trabajo generador de sueños, lástima que en las escuelas no nos enseñan eso de pequeños 🙂

    Un besote!

    1. Hola Jony,
      tienes razón en todo. Nada existiría si no fuera por las personas y es contradictorio que importen tan poco. Creo que a los trabajadores sociales se nos excluye, pero también nosotros tenemos que estar unidos y hacernos escuchar.
      Voy a tuitear estas frases que has propuesto porque están realmente bien.
      ¿Ves que todos sabéis más de lo que pensáis?
      Besos 🙂

  7. Muchas gracias por este debate. Es espectacular.

    Estoy muy de acuerdo con mucho de lo dicho, en particular con Juan D.

    Como trabajadora social me sentí limitada en muchos aspectos porque la motivación inicial es una, lo que encuentras en la carrera es otra y, lo que finalmente te dejan hacer, …. qué voy a decir. Ya sabéis lo que hay.

    Después de unos años conocí el coaching y para mí ha sido un gran descubrimiento ya que me permite seguir trabajando profesionalmente por y para el cambio social e individual. El coaching es una metodología que acelera cambios, que se nutre de disciplinas y corrientes del desarrollo humano, empresarial, deportivo, …. para mí es la fuente de herramientas e inspiración para ayudar a las personas a empoderarse.

    Hace años que trabajo independientemente de la Administración. Se puede. Y se puede sobre todo cuando crees, como dice Juan D, que los servicios sociales no son sólo para personas sin recursos. Se puede ayudar a muchas personas desde lo privado ¿por qué no?

    En primer lugar porque nosotros mismos no lo creemos así. Un psicólogo, médico, terapeuta…. ayudan a generar bienestar y están bien vistos, valorados y remunerados…. El trabajo social ha de hacerse su hueco y eso no te lo regalan.

    Por fortuna, tengo la suerte de conocer personalmente a profesionales con grandes iniciativas y con sus gabinetes de Trabajo Social en activo, hablo de España. Y no es fácil…. pero es posible.

    Para los que os habéis planteado construir vuestro propio negocio, os dejo aquí un enlace para que podáis descargaros una presentación que hice a un grupo de empresarias con 10 pasos que simplifican el diseño de vuestro negocio. Que no veais el final del camino no significa que no podáis comenzar a andar….

    Ánimo, si quieres puedes.

    Para descargar esta presentación gratuita, haz clic en http://bit.ly/1FMZ8os

    1. Hola Leticia,
      yo creo que se necesitan más trabajadores sociales en todos los ámbitos. En los ámbitos donde ya los hay, porque están saturados y está clarísimo que se necesitan más. También en sitios como Cáritas se necesitan más de los que hay, y en otras ONG también. Otros sitios no tienen trabajadores sociales, como son muchas empresas y allí también se necesitan. Y el que se quiera montar la cosa por su cuenta, pues adelante.
      El cambio es algo que hay que quererlo hacer. No por trabajar con los más excluidos tienes el monopolio de ser el gurú del cambio social. Para mí, el que demuestra que quiere cambiar algo se implica más allá de sus horas de trabajo.
      Me pasaré por tu página, he visto que tienes cosas interesantes.
      Muchas gracias por comentar.
      Saludos 🙂

    1. Hola Laura,
      no estoy muy puesta en este tema, pero sí me suena que en alguna ocasión le oí al presidente del colegio de Trabajo Social de mi zona que allí en el propio colegio se podían poner quejas.
      Gracias por comentar 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s