Trabajo Social

Entrevista a una trabajadora social (I): Inicios, trayectoria y trabajo diario

Comenzamos aquí con una serie de tres entradas con las que vamos a aprender mucho. Se trata de una entrevista que hice a una trabajadora social. Es una entrevista larga, por lo que la he dividido en tres partes. A mí me sirvió mucho hacerla porque fue cuando realmente aprendí. Para publicarla le he pedido permiso, guardo el anonimato y a ella también le parece correcto lo que aquí vais a ver. Espero que os sirva a vosotros tanto como a mí.

 

exchange-of-ideas-222787_640

¿Crees que hay bastante desconocimiento de lo que es el Trabajo Social?

Sí. Trabajo Social también se lleva oyendo más en los últimos años, porque antes, se denominaba Diplomatura en Asistente Social, entonces Asistente Social te lo asociaban como asistenta. La asistenta que va a casa a hacer la limpieza doméstica y cuidados de personas mayores. Luego también hubo una confusión porque Trabajo Social, se confundía con Graduado Social… entonces aunque son cosas relacionadas y, de hecho, la facultad es de Estudios Sociales, dentro de los estudios sociales encuentras Trabajo Social, la Diplomatura de Trabajo Social, y la Diplomatura de Graduado Social. Entonces yo creo que ahí había una pequeña confusión con la nomenclatura. Hoy por hoy yo creo que se tiene un poco más claro, lo que es el Trabajo Social y un trabajador social, y aún así según qué personas, personas mayores concretamente aún no lo tienen muy claro. Nos siguen llamando, y de hecho a mí se me ha llamado “que viene la asistenta”. O por ejemplo donde yo trabajo, una anécdota también que tengo es que me llamaron preguntando por “la social”: “Oye que me atienda la social”. Y, bueno, ahora ya, se va oyendo más.

Después de terminar los estudios, ¿como fueron tus comienzos como trabajadora social?

Hice las prácticas de la carrera en una asociación de discapacitados. Como trabajadora social, participaba dentro de un programa en el que se facilitaban sesiones formativas a padres de personas con discapacidad psíquica. Se preparaban charlas sobre recursos, para el futuro, la incapacitación legal, las prestaciones… Más adelante, entré de manera voluntaria en demencias, conociendo primero la institución y la asociación, estando con los enfermos en el centro de acogida y después con la trabajadora social conociendo un poco el trabajo, la labor que hacían. Entonces, a raíz de estar de voluntaria ahí me contrataron.

Ejerciste entonces como trabajadora social en tema de demencias. Podías contar un poco más todo esto, de qué va, qué hacíais en la asociación, cuál era tú trabajo…

Había mucha demanda de familias que empezaban a tener pacientes, familiares con demencia, y venían a preguntar qué era aquello de la demencia, cómo se resolvía, que ayudas había, qué recursos había. Entonces, como en todo, se empieza con unos inicios en los que no se sabe muy bien qué es la enfermedad, qué conlleva esa enfermedad, vamos facilitando a las familias la información, no solo sobre la enfermedad sino también para el cuidador, porque el cuidador es la persona que está con el enfermo las 24 horas del día, tiene que estar bien para cuidar, si ellos están bien, el enfermo también. Entonces ahí estuve inicialmente, con la información, y derivando a centros sociales, a servicios sociales para ayuda a domicilio y teleasistencia, recursos que había a nivel local, y luego colaboraba en uno de los programas que había, que era la ayuda a domicilio, que lo que se pretendía era que los enfermos que están en su domicilio y los cuidadores que necesitaban ayuda para su cuidado, tuvieran unas horas de atención a través de un cuidador. Entonces se va al domicilio y hacía, desde valoraciones en el domicilio hasta ingresos de personas que vivían solos, que no tenían familia, y teníamos que sacarlos del domicilio porque era un riesgo para él y para la comunidad. Y luego fui responsable del servicio de ayuda a domicilio. Me encargaba de hacer el seguimiento de los casos: valoración inicial, seguimiento de los mismos, y gestión del servicio de ayuda a domicilio: la selección de personal, cuadrar los horarios, la distribución del tiempo, vacaciones del personal, contando con la gerencia de la asociación.

Ahora trabajas con discapacitados ¿Te sirvió la experiencia de un sitio para otro, o sentiste que tuviste que empezar de cero en esta nueva institución de discapacitados, cómo fue?

La discapacidad y la demencia son campos diferentes, pero sí que tienen temáticas muy parecidas. Por ejemplo, nos basamos y usamos recursos parecidos.

En las demencias, recursos que usamos: la ayuda a domicilio, la teleasistencia, residencias, centros de día… En discapacidad psíquica: Centros de día, centro ocupacional, que son centros de atención diurna, residencia, ayuda a domicilio, teleasistencia. Son servicios con la misma nomenclatura pero los usuarios son diferentes. Por ejemplo el tema legal, es lo mismo la incapacitación legal, se tiene que realizar lo mismo en unos que en otros. En una demencia a veces es más difícil que te la reconozcan porque la persona afectada tiene una formación. Es una persona que ha nacido con normalidad, no tiene ningún problema, y es en la edad adulta cuando empieza a tener fallos de memoria. Entonces esos fallos de memoria empiezan a hacerse más acuciantes imposibilitándole desarrollarse y llevar una vida normal y no pudiendo llevar las actividades de la vida diaria: un simple aseo, una atención telefónica, bajar a comprar el pan…

En las personas con discapacidad partimos de que desde que nacen tienen un problema psíquico que les dificulta para realizar las actividades de la vida diaria que acabo de nombrar. Entonces, en ese caso, la incapacitación legal es más fácil de conseguir, pero los pasos son los mismos en los dos.

Y de hecho, en las dos entidades la realizamos las trabajadoras sociales porque la ley marca, en el código civil, que cualquier persona, bien un trabajador social o cualquier persona de la calle, que sea conocedor de una situación de incapacidad de una persona, puede notificarlo a la fiscalía, y así la fiscalía promueve el proceso de incapacitación. Ese proceso es igual en unos y en otros.

En tu actual centro, ¿qué hacen los trabajadores sociales? ¿Qué hacéis en vuestro día a día?

Pues mira, yo por ejemplo, en mi día a día, una de mis tareas cuando comienzo el día es leer el BOA (Boletín Oficial de Aragón), echar un vistazo al BOA, para ver subvenciones, nuevas legislaciones o resoluciones que se aprueben, con el tema de la ley de dependencia es cosa habitual que haya una orden porque, por ejemplo, hay un cambio en la normativa, cualquier tema de subvenciones para poder presentar un proyecto, dentro de los plazos y optar a que una subvención la pueda recibir la entidad. Luego por ejemplo, tramito incapacitaciones legales; cada usuario tiene su expediente y hago un seguimiento de su asistencia, para ver el motivo de su falta, si está malo, o es por un motivo familiar, y así poder asesorar a la familia en algún aspecto, puede que necesiten una ayuda, un recurso… Luego elaboramos proyectos, colaboro en la elaboración de proyectos, redacto el seguimiento de la atención que hago de las familias y lógicamente informes sociales pues hay tanto para instituciones públicas como colaboraciones con entidades privadas. Así a grandes rasgos esa es un poco la tarea que realiza el trabajador social.

Ya has comentado bastante como ha sido tu trayectoria profesional, ¿algo más destacarías?

En el centro donde trabajo actualmente como trabajadora social colaboras en muchas cosas, al estar en un equipo multidisciplinar. Te viene la demanda desde la propia familia, o de los propios compañeros que te dicen: “Oye mira que la familia me ha comentado, pues ponte en contacto”, por ejemplo ahora para tramitar a alguna familia la tarjeta de pensionista para el tranvía, o por ejemplo, también si caduca un DNI, pues vamos a ver para tramitar el DNI, o por ejemplo, hemos hecho ahora una salida cultural, y se ha hecho desde el trabajo social el contacto con el sitio de visita, se ha programado un poco con los compañeros. Y luego pues todo lo que es la tramitación de las plazas se hace desde el trabajo social: las altas, las bajas, todo eso se comunica a través del trabajo social al Instituto de Servicios Sociales porque el centro actualmente tiene todas las plazas concertadas del programa de servicios sociales.

240_F_68767316_ZByC4IwSJ13Nida58hQS61E1zqmIzhKP

Conclusión: Habréis podido ver qué es lo que hace un trabajador social en ciertas organizaciones del tercer sector. También cuáles son los recursos que se utilizan (no es lo mismo un recurso que una prestación, cosa que yo al principio tampoco distinguía).

Cualquier duda, pregunta (me encanta que me hagan preguntas), comentarios, tenéis la zona correspondiente y también el formulario de contacto. Igualmente os recuerdo que podéis escribir en este blog. Si pensáis que podéis aportar algo (seguro que sí), poneos en contacto conmigo.

¡Hasta la próxima semana!

Anuncios

21 comentarios sobre “Entrevista a una trabajadora social (I): Inicios, trayectoria y trabajo diario

  1. La atención a los cuidadores con discapacitados a su cargo es algo que a menudo se pasa por alto. Cada vez hay más personas de edad avanzada y no todas llegan en buenas condiciones psíquicas. Alguien tendrá que cuidarlas ya que el estado se desentiende cada vez más de ellas.

    1. Toda la razón #Jerby.
      Ahora parece que se están teniendo más en cuenta a los cuidadores. Y también es cierto que el Estado se desentiende cada vez más. A esto se le llama neoliberalismo.
      Gracias por comentar 🙂

  2. Hola Carolina:

    Un trabajo muy necesario, y que requiere personas con la suficiente sensibilidad para llevarlo a cabo.

    Desde luego tiene más funciones que las que desde fuera se ven, gracias a personas así otras personas siguen teniendo esperanza, sabiendo que hay alguien a quien sí le importan.

    Gracias.

  3. Hola Carolina!
    Gran entrevista y por lo que veo va para largo. Me ha parecido muy curioso que la gente confundiera el trabajo social con el graduado social. La verdad es que el desconocimiento da para mucho.
    Yo algo conocía sobre este mundo, pero de manera muy superficial, pero me estoy dando cuenta cada semana que es un mundo a descubrir, y que tiene mucha más importancia de lo que parece.
    Por cierto, buen cambio de look para tu blog 🙂
    Un besote!

    1. Hola Jony,
      en Zaragoza está la facultad de Estudios Sociales, y lo que hay allí es Graduado Social y Trabajo Social. Igual en parte la confusión viene por eso. Y porque tampoco todo el mundo sabe lo que es un Graduado Social. Ahora la carrera se llama Relaciones Laborales.
      Con todo el desconocimiento que hay, me doy también cuenta de que la gente sabe más de lo que parece, o de lo que ellos mismos creen.
      Me alegro de que te guste el cambio de diseño, si no es así me dices, que todos necesitamos feedback 🙂
      Besos 🙂

  4. Hola Carolina, me ha gustado mucho el cambio físico del blog, un poco de color obra maravillas. En relación al artículo, me he quedado con ganas de más, es una profesión desconocida para los que no estamos muy al tanto y tener la ocasión de profundizar en ella de esta manera tan cercana es un lujo. Aunque tengo bastante poco conocimiento de lo que es el trabajo social, siempre he tenido claro que es una labor muy vocacional y desde ese punto de vista se merece todos mis respetos. En la época en la que vivimos, en la que prima el individualismo y la ambición es bueno saber que hay personas que se forman para tratar de ayudar a los demás, de devolver en mayor o menor medida lo que la vida les ha dado.
    Poder conseguir una prestación económica, una subvención o un recurso a alguien que lo necesita o simplemente saber que estas ayudando a una familia corta de medios debe ser muy gratificante.
    Buen trabajo,
    Un abrazo!

    1. Hola Juanan,
      como dices, la profesión es muy gratificante pero a la vez muy frustrante. Sobre todo cuando te recortan por todos lados. Y como supongo que sabes, los primeros recortes y los más sangrantes van y siempre han ido a los servicios sociales.
      Me alegro de que te interese el tema, por supuesto que habrá más.
      Gracias por comentar 🙂
      Un abrazo 🙂

  5. En los tiempos que corren, esta profesión me temo que es más frustrante que gratificante. Malos tiempos para los servicios sociales 😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s