Psicología Social

Psicología Social práctica: El Choque Cultural

La psicología social se centra en el estudio de los procesos que posibilitan la inserción de las personas en la sociedad. Quería también dar su importancia a esta disciplina porque la estudiamos en el Grado en Trabajo Social (igualmente antes en la diplomatura) y considero que nos aporta conocimientos que podemos llevar fácilmente a la práctica.

Con las entradas dedicadas a los temas de psicología social quieros mostraros un poco de teoría y a continuación explicar cómo ha sido para mí ese proceso en la práctica especialmente durante mi vida fuera de España.

Comenzamos con uno de los procesos estudiados en psicología social: EL CHOQUE CULTURAL.

El choque cultural es un sentimiento de profunda desorientación que experimentan las personas y los grupos cuando se adaptan a una nueva cultura. Es la percepción de una distancia o diferencia cultural en las creencias, prácticas culturales, normas y valores entre la cultura de origen y la nueva cultura con la que una persona entra en contacto.

Las consecuencias del choque cultural es lo que se ha denominado estrés de aculturación. Las investigaciones han mostrado que la distancia cultural se asocia al estrés, problemas psicológicos y dificultades de aprendizaje sociocultural.

Algunas reacciones emocionales producidas por el estrés de aculturación pueden ser:

– Estado general de frustración y depresión.

– Sobrecarga por la necesidad de operar permanentemente de forma consciente y voluntaria.

– Sorpresa, disgusto, ansiedad, ocasionadas por la toma de conciencia de las diferencias entre culturas y sentirse impactado.

Fuente: FERNÁNDEZ, I. y CUADRADO, I. Psicología Social. Madrid: Sanz y Torres/ UNED

 

choque_cultural

¿Cómo viví el choque cultural?

Lo resumo en los siguientes puntos:

Burocracia: Dicen que cada continente es un mundo. En ese sentido yo no tuve un gran choque cultural en comparación con personas que vienen de otros continentes, donde todo es completamente diferente. Al hecho de venir de otro continente hay que añadirle todo lo que supone la petición y plazos de autorizaciones de residencia, estudios, visados, a los que un ciudadano no comunitario tiene que enfrentarse. Toda esta parte la tuve superada por ser residente comunitaria. Lo cuál no quita para que siempre se tenga uno que enfrentar a una cierta burocracia. Viví en el Reino Unido y en Bélgica, y en mi experiencia burocrática, el mundo anglosajón es mucho más ágil que el centroeuropeo.

Choque lingüístico: Esto merece una entrada aparte porque tiene tela para cortar. No desespereis, llegará.

Soledad: Llevaba toda la vida en la misma ciudad, junto a mi familia y mis amigos, estos la mayoría desde la adolescencia. Llegar a un sitio y no conocer a nadie es muy duro. No estaba sola pero para mí siempre ha sido muy importante tener amigos cerca para poder quedar y hablar de vez en cuando, además de otras actividades que he hecho gracias a las cuales también tengo amigos. Conocer gente no es tan difícil, lo realmente difícil o casi imposible es tener amistad. ¿Cuántos amigos tenéis que sean extranjeros? ¿Os habéis planteado alguna vez que quizá los extranjeros estén deseando tomarse un café con nosotros por conocer mejor nuestra cultura, por integrarse más, por mejorar su español? Pues lo mismo pasa cuando el extranjero eres tú. La gente se acerca a tí, te pregunta de dónde eres, pero no esperes entablar amistad con un autóctono de otro país si le dices que estás ahí temporalmente. Si ellos saben que llevas la intención de quedarte siempre ahí y que piensas que su país es el mejor para vivir, quizás así sí que puedas conseguir amistades verdaderas. A nadie le gusta conocer a alguien, tomarle cariño, para después tener que decirle adiós. Al final, con quien más me acabé relacionando fue con otros extranjeros, no me encontré con muchos españoles, la verdad. Todos estábamos ahí temporalmente, eran muy buena gente, los aprecio mucho y siempre les recordaré. La gente iba y venía, y llega un momento que te cansas un poco de despedir a la gente. Pero ya os digo, la amistad que se tiene en el sitio donde están tus raíces no, ni parecido. No se profundiza igual. Esta fue una de las cosas que peor llevé.

Horarios: Como quizás muchos sepáis, las tiendas cierran mucho antes que en España, lo cuál choca muchísimo. Sobre todo en el Reino Unido, la mayor parte de las tiendas cierran a las 17 horas. Por otra parte, hay grandes supermercados que abren las 24 horas. Las comidas y cenas también son antes. Hay quien cena a las 17.30 horas (esto me lo han dicho ellos). Así que si se quiere ir a un resaurante hay que tenerlo en cuenta. Y si se quiere salir de compras, o ir a museos, visitas turísticas, toca espabilar desde primera hora de la mañana. A su vez, una vez que cierran todo hay cada vez menos gente por la calle. Yo siempre he vivido en sitios más bien pequeños, así que imaginad cuánta gente quedaba por ahí a las 19 horas. Además, en el norte en verano se hace de noche más tarde que en España, y no os podéis imaginar lo que choca y la tristeza que me daba ver tanta luz y nadie por la calle. Luego están las mañanas. En verano los días por el norte son más largos que en España y a las 4:30 de la madrugada ya te entra toda la luz por las ventanas, en las que por supuesto no hay persianas. Bien, al final me acostumbré y dormía, pero los primeros días la luz me despertaba y me sabía a rayos.

Comida: Suele haber una opinión tirando a mala de la comida fuera de nuestras fronteras, en particular de la comida británica. En ese sentido, para mí no fue para tanto. Yo cocinaba en el extranjero lo mismo que en España. Compraba en el supermercado sin ningún problema para encontrar lo que necesitaba. Además, algunas cosas que ví fuera y no veía en España, cuando volví me las encontré. Por ejemplo, la calabaza roja con forma de pera. Eso que sepa yo no se encontraba hace años por aquí. Lo que sí era algo desilusionante era cuando te sacaban un picoteo, lo que aquí llamamos “vino español”. En España los alimentos protagonistas son la charcutería, el jamón serrano, aceitunas. Fuera de España no tienen tanta costumbre de comer esas cosas, te sacaban otras que a mí me gustaban menos.

Sentido del humor: Aquí el choque puede llegar a ser frontal. Si ya es algo muy personal, que varía mucho de una persona a otra, imaginemos de una cultura a otra. Con mi marido se escandalizaban.  En particular había una polaca y otra italiana que le ponían cara de asco cuando le veían aparecer. Con el resto de la gente no hubo problema, había gente para todo.

Tópicos sobre España: Una de las frases típicas era “pero qué haces aquí siendo de España”. Con lo que te querían decir que en cuanto a clima se refiere veníamos del paraíso a sitios que se caracterizan por las lluvias frecuentes y la inexistencia del verano. Alguna vez nos topamos con alguna insinuación del típico “en España no se trabaja”, lo cuál sienta como un tiro. Personalmente pienso que no es cierto, pero sí es verdad que en España tenemos más días festivos, con lo que desde la idiosincrasia de por ahí arriba, no es tan ilógico que se piense así.

¿De dónde soy? Esto es más una suposición mía que otra cosa. Es una pregunta que en alguna ocasión me hice, poniéndome en el caso de no regresar nunca a España. Cuanto más tiempo estás en el extranjero, más asumes y te identificas con tu país de acogida y te vas alejando de tu país de origen. Con lo cuál puede llegar un momento en el que eres español, cada vez te identificas menos con España, y a su vez no eres capaz de echar en tu país de acogida las mismas raíces que una persona autóctona. Es un sentimiento “entre dos tierras”.

Choque cultural inverso:  Es un fenómeno que sucede cuando se vuelve a tu tierra después de un tiempo en el exilio. Es inevitable entonces que haya cosas del país de uno que choquen, incluso para mal. Por una parte, agradecí volver a los horarios, a mi idioma y al ambiente en las calles típico español lleno de vida. Por otra parte, me costó tener encima de nuevo a la típica familia española, tan sobreprotectora para mi gusto. Además veía que en otros países no había tanto desempleo, la gente tenía más oportunidades, se valoraba más el esfuerzo, nadie se reía en tu cara por estudiar una carrera de letras, etc. Por ejemplo, de lo que estoy convencida es que el Trabajo Social y el Tercer Sector en el Reino Unido tiene muchísima más cancha que en España. Por lo que ví, creo que así es.

 

¿Has vivido alguna vez algo similar o te lo han contado? ¿Te ha soprendido lo que te he contado aquí?

Muchas gracias por haber llegado hasta el final y espero que te haya resultado interesante.

Anuncios

19 comentarios sobre “Psicología Social práctica: El Choque Cultural

  1. Hola Carolina!
    Me encanta este artículo y la verdad no se por dónde empezar. Vamos a ver, mi mejor amigo es brasileño y con esto consta que si se pueden hacer amistades extranjeras.
    Yo estuve un tiempo corto en Irlanda (Dublín), y recuerdo que a las 16h ya era de noche en Diciembre. Fue entonces cuando entendí por qué cenaban tan pronto. Pero yo me enamoré de Irlanda. Habían personas muy entrañables y dispuestas a ayudarte. Una de las cosas que más me impactaron, fue que los irlandeses tienen la costumbre de dejar sus cosas en la planta baja del autobús y subían hacia arriba. Nadie robaba, cosa que pensé… en España esto no dura ni 5 minutos jajaja.
    Me sentí tan bien que me no quería volver a España. De hecho, cuando volví me sentí bastante triste la verdad. Pienso que los españoles tenemos que aprender algunas cosas de los nórdicos como la convivencia entre personas, ya que en España hay mucha más delincuencia que allí arriba.
    Bueno, paro ya de escribir porque si no te hago un libro en mi experirncia en Irlanda jejej.
    Un besote!

    1. Hola Jony,
      en estas cosas podrías empezar y no parar. El tema de la amistad con extranjeros, cada uno tenemos nuestra experiencia y no es generalizable en absoluto. Lo cierto es que cada vez se más grupos de chavales heterogéneos. Es bueno que se hayan acostumbrado a la diversidad desde que empiezan el colegio. De algo similar a esto tengo otra entrada para el futuro.
      No he estado en Irlanda pero todas las referencias que tengo de los irlandeses son positivas. El ejemplo que has puesto del autobús lo escuché yo en Inglaterra a una chica de Guatemala. Decían que pensaba que ese país (Inglaterra) era de mentira, ya que le resultaba increíble cómo se basaban en las relaciones de confianza, que te montas en el bus y no te atracan, que puedes ir por la calle con las joyas puestas, etc.
      Me alegro mucho de que te haya gustado. Muchas gracias por haber contado tu experiencia y por todo lo que aportas a este blog.
      Besos 🙂

  2. Me ha encantado este artículo compi, muy currado y original! Yo tengo la experiencia de vivir en el extranjero y no saber ya de dónde sentirme,supongo que tiene sus cosas positivas y negativas porque al final acabas echando todo de menos. Estuve en Irlanda y Londres y me enamoró más Irlanda: su gente, su estilo de vida, sus paisajes…una pasada y luego era inevitable no compararlo con España pero ni para mal ni mejor, todo tiene su balanza y sus experiencias pero te sientes con pena de volver,casi siempre!Eso sí 🙂
    Un saludo!!

    1. Muchas gracias por valorar mi trabajo 🙂
      No sé si habré hecho alguna vez un post tan largo. Es que me apetecía sacar algo que está en la teoría y de alguna manera he podido ver en la práctica. Porque muchas veces pensamos que la teoría no sirve para nada. No es que no sirva, pero lo difícil es ver cómo aplicarla.
      Es imposible que te guste todo de un sitio, pero yo creo que tratamos de quedarnos con lo bueno y si lo tienes que dejar siempre da pena.
      Gracias por comentar.
      Saludos 🙂

  3. Mal comparado, también pasan cosas parecidas cuando te vas al mundillo 2.0. Acabas cogiendo cariño a personas que no has visto en persona sólo porque tienen un blog muy currado o simplemente es de tu gusto.

  4. Me parece un artículo muy interesante, me ha gustado mucho. y con el comentario de Jerby también. Creo que la sociedad va avanzando y cada persona se relaciona como puede y quiere, cogiendo así “cariño” a personas que quizá no conozcas. A mi me ha pasado. Y más ahora que me he introducido en el mundo de los blog.
    Gracias por tu artículo!

    1. Hola Irantzulau,
      la verdad es que con esto de internet y los blogs conoces y tienes una cierta relación con personas a las en la vida offline no prestarías atención. Por ejemplo, me suelo relacionar con personas o bastante más jóvenes o bien bastante más mayores que yo, cuando lo normal es que nos relacionemos con las personas más cercanas a nosotros en el ciclo vital.
      Muchas gracias por comentar 🙂

  5. Te entiendo perfectamente. Podría comentar mucho sobre esto. Al principio todo te llama la atención, luego vas entendiendo costumbres que al principio te chocan y después las ves hasta lógicas. La comunidad de expatriados es abierta y es fácil entablar nuevas relaciones. Lo malo es que coges cariño a gente y enseguida se va. Los momentos duros son peores pero también vives experiencias increibles que no tendrías si no hubieras salido

    1. Hola Rocío,
      lo que comentas es más o menos lo que yo experimenté. Llegas allí, no tienes a nadie, y los más abiertos son los que están como tú, que tampoco tienen a nadie. Con los nacionales es diferente, ellos ya tienen su vida hecha. Además en tu caso, el idioma local no es uno de estos que se suela estudiar, entonces al principio vas a hablar con alguien y la tendencia es a hablarle en inglés. Y no todos los locales tienen buen nivel de inglés. De esto también habría mucho que decir 🙂
      Muchas gracias por comentar 🙂

  6. ¡Saludos Carolina! ¡Fantástico artículo! Me hiciste recordar mi llegada a estas latitudes y lo que describes cuadra completamente con mi estado de ánimo los primeros meses (y el que de vez en cuando se vuelve a presentar). A mucha gente le parecía una tontería, me decían que tenía que salir y hacer amigos y un buen número de consejos que pasaban por alto el que la forma de relacionarse no era la misma. Invitaba al cine o al café a alguien y de inmediato se pensaba que tenía una intención de carácter sexual. No conocer las formas y costumbres te hace moverte de manera torpe hasta que terminas más desorientado de lo que estabas en un principio. Pero bueno, también tiene su lado positivo: aprendes a abrirte a lo diferente y a relativizar de manera real y concreta tu propio punto de vista. En fin, que ya me estoy enrollando mucho. ¡Gracias por este fabuloso artículo! 🙂

    1. Hola Carlos,
      pues precisamente al escribir este artículo me estaba acordando de tí.
      Me parece que la gente tiene la idea de que como todos hablamos español, tenemos que parecernos, y no tiene por qué ser así. Aunque es cierto que la proximidad del idioma hace mucho a la hora de integrarse. Pero si profundizas más te das cuenta de que la manera de relacionarse de unos y otros es distinta.
      Muchas gracias por pasarte por aquí y participar 🙂

  7. Hola Carolina,
    Me ha gustado mucho tu artículo. Yo no he vivido fuera de mi pueblo más que cuando estudié, pero, desde niña, he tenido la oportunidad de conocer personas de otros lugares, de otros países, de otras culturas, que han establecido su hogar en mi pequeña ciudad. Unos, de manera pasajera, otros, definitivamente.
    Sé que es complicada la integración, y más, en lugares turísticos, en los que los pobladores habituales parece que se aferren con más ahínco a su idiosincrasia.

    1. Hola #Bolboreta,
      pues precisamente lo que nos llega al resto de España no es lo que dices, por eso te agradezco que lo hayas hecho, así tenemos más puntos de vista. En zonas costeras como la tuya, las noticias que nos llegan es que se establecen, compran casas y pasan temporadas largas los extranjeros y no se molestan en aprender nuestro idioma. Yo conocía a una mujer en Inglaterra con casa por Andalucía y decía que era difícil practicar español cuando estaba en España porque todos los vecinos de alrededor eran ingleses.
      De todos modos, en toda tu vida en tu localidad habrás visto de todo, no solo el ejemplo que pongo yo ahora. Ahora que nombras lo de la integración, es uno de los temas que también tocaré más adelante.
      Muchas gracias por contar aquí tu experiencia 🙂

  8. Carolina, describes muy bien lo que pasa cuando sales de tu país una temporada, en mi caso fueron nueve meses, lo que es un curso, con un principio y un fin fechados, en Inglaterra. Me siento identificado. Mucha relación con otros extranjeros y escasa con los propios del país. Yo sobre todo notaba que no se esforzaban mucho por intentar entenderte. Un abrazo.

  9. Hola Diego,
    afortunadamente no he tenido la experiencia de que no intentaran entenderme. De hecho al menos por mi zona creo que en ese sentido eran bastante amables. Pero quejas como la que tienes tú son frecuentes y gente que no intenta entenderte o bien que no quiere hacerlo hay en todos los países.
    Un abrazo y gracias por comentar 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s